CONVOCATORIA N° 7 Dossier: Giro afectivo en el audiovisual latinoamericano

2022-03-21

La emergencia del denominado “giro afectivo” supuso, a mediados de los años noventa, una materialización del malestar existente en los campos de las humanidades, las ciencias sociales y el arte en torno a la recurrente postergación de la afectividad. A partir de esa irrupción, los trabajos iniciales de Brian Massumi y los de Sara Ahmed y Lauren Berlant, en diálogo con las teorías de género, marcaron un redescubrimiento del lugar de los afectos en la cultura. Se trata, así, de pensar la afectividad impresa en el tejido social y no sólo como experiencia individual. En el borramiento de esta distinción entre lo individual y lo colectivo se evidencia la voluntad del giro afectivo de desmontar los binarismos que también regulan, entre otras, la separación entre razón y emoción.

Dos dimensiones de este fenómeno nos resultan, en este sentido, particularmente relevantes. Por un lado, la necesidad de revisar de qué modo este giro se introdujo en el marco de los estudios visuales en general y de los estudios sobre cine en particular. Si el giro afectivo exploró con exhaustividad los lazos entre estética y afectos, el cine compuso uno de sus territorios privilegiados de análisis. Así, su potencia teórica y crítica se
evidencia en los trabajos de Giuliana Bruno, Laura Marks y en los antecedentes de Vivian Sobchack, quienes aportaron concepciones disruptivas para pensar el cine. La atención a la materialidad y la sensorialidad, y la aparición de categorías novedosas para pensar la imagen y el sonido, suponen una referencia ineludible para los estudios recientes del cine.

Por otro lado, nos resulta central pensar las inflexiones latinoamericanas del giro afectivo. En esta dirección, no sólo es relevante tener en cuenta la aparición de investigadorxs que favorecieron la circulación de estas teorías en el campo intelectual de América Latina, sino su práctica situada de apropiación. Los trabajos de Cecilia Macón, Laura Podalsky e Ignacio Sánchez Prado, entre muchxs otrxs, formulan recuperaciones activas que revisan las torsiones que es preciso operar en el giro afectivo para que se convierta en un marco significativo para pensar la cultura, la historia, la política y el arte de nuestra región.

A partir de allí, surgen algunas preguntas que articulan la actual convocatoria: ¿de qué manera puede el audiovisual latinoamericano ser pensado desde el marco del giro afectivo? ¿Cuál es el diálogo que este posicionamiento teórico y epistemológico establece con la producción audiovisual contemporánea? ¿Cuál es la relectura que puede promover de los períodos clásico y moderno? ¿Cuál es el lugar de la materia y la sensorialidad en esa producción y cómo se puede aplicar a los estudios audiovisuales?

En este sentido, en el dossier se aceptarán trabajos que propongan:
-Reflexiones en torno a los paisajes afectivos;
-Aproximaciones a los cuerpos y los afectos en el audiovisual latinoamericano;
-Nuevos materialismos y afectividad: enfoques del audiovisual en América Latina;
-Categorías críticas para pensar la sensorialidad en la imagen y el sonido;
-Los afectos y la memoria: el pasado reciente en el cine latinoamericano;
-Los géneros narrativos y la afectividad;
-Los afectos y el sonido: experiencias en el audiovisual contemporáneo de América Latina;
- Transformaciones latinoamericanas de los estudios sobre los afectos en el campo del cine.

Fecha de presentación de resúmenes (hasta 200 palabras): 10 de mayo
Fecha de aceptación de resúmenes: 15 de mayo
Fecha de presentación de artículos: 15 de agosto
Dirección de correo: revistaenlaotraisla@gmail.com